Autismo: entendiendo el mundo de manera diferente

Scroll down to content

Esta semana (18 de febrero) se celebró el día mundial del síndrome de Asperger. A continuación, hablaremos de este los trastornos del espectro autista (TEA), sus características y cómo estos afectan a la población.

El trastorno del espectro autista engloba otros términos anteriormente utilizados para describir el autismo. Sin embargo, debido a un cambio en la clasificación del TEA ya no se utilizan, como:

  • Síndrome de Asperger
  • Trastorno autista
  • Trastorno desintegrativo de la infancia
  • Trastorno generalizado del desarrollo

De acuerdo a la organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que 1 de cada 160 niños tienen TEA. Este trastorno se caracteriza por un grupo de afecciones que tienen algún grado de alteración del comportamiento social, la comunicación y el lenguaje. Así mismo, presenta patrones de conducta restringidos y repetitivos.

A menudo no hay forma de diferenciar a personas con TEA del resto, lo que puede dificultar su diagnóstico, pero es posible que quienes tienen TEA se comuniquen, comporten y aprendan de manera diferente. Por otra parte, las personas con este tipo de trastorno pueden tener dificultades, como sensibilidad sensorial y problemas de sueño e irritabilidad, o habilidades, como inteligencia superior a la media y gran memoria visual y auditiva. Actualmente, no se considera que las personas con TEA tengan discapacidad intelectual, aunque su capacidad adaptativa está significativamente afectada.

Este tipo de trastorno aparece en la infancia y tiende a persistir hasta la adolescencia y la edad adulta. Debido a la combinación única de síntomas que presenta cada niño, a veces, puede ser difícil determinar el nivel de gravedad.

Aún no se sabe a ciencia cierta la causa de este tipo de trastorno, pero se cree que la combinación de ciertos factores, especialmente ambientales y genéticos, hacen más probable que un niño desarrolle algún TEA. Desde hace algunos años, científicos han empezado a identificar algunos de estos genes que aumentan el riesgo a desarrollar TEA.

 

El tratamiento temprano y atención adecuada pueden disminuir los problemas causados por el TEA. A pesar de que no hay un único tratamiento es importante el seguimiento cercano del médico para encontrar el programa de tratamiento adecuado para cada paciente.

Cabe destacar que, aunque existe un porcentaje de la población mundial que cree que las vacunas están vinculadas a este tipo de trastorno, no existe ninguna evidencia científica que respalde esta declaración. Esta idea fue publicada por Andrew Wakefield en 1998 con datos falsos y fabricados, por lo que se le retiró su licencia médica y fue acusado de fraude.


Referencias:

  1. Organización Mundial de la Salud. Trastornos del espectro autista. 2017
  2. Centros para el control y la prevención de enfermedades. Trastornos del espectro autista (TEA). 2014
  3. Mayo Clinic. Trastorno del espectro autista. 2019
  4. National Institute of Mental Health. Trastorno del espectro autista. 2016
  5. Charman T, et al. IQ in children with autism spectrum disorders: data from the Special Needs and Autism Project (SNAP). Psychological medicine. 2011. 41.3 619-627.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: