Crónicas de una Invasión Anunciada. Mejillones Cebra y Quagga.

Scroll down to content

A mediados de los años ochenta la región de los Grandes Lagos, compartida entre Estados Unidos y Canadá, se enfrentó a una amenaza sin precedentes: la introducción de los mejillones cebra y quagga. Estos mejillones son moluscos de agua dulce originarios del Mar Caspio que llegaron a Norteamérica en el agua de lastre (agua que se carga o descarga de un barco para proporcionar estabilidad) de barcos de carga. Desde entonces, los moluscos han proliferado y se han mantenido en los cuerpos de agua de la región, principalmente por sus altas tasas de reproducción (una hembra puede producir hasta un millón de huevos en temporada de desove) y por la ausencia de depredadores.

En su etapa juvenil y adulta, los mejillones se adhieren a alguna superficie, que puede ser el sedimento del fondo del cuerpo de agua, rocas, e incluso otros organismos vivos, donde permanecen mientras las condiciones ambientales sean favorables. Además de desplazar a las especies nativas de moluscos, su presencia ha causado severos problemas ecológicos en los cuerpos de agua infestados. Estos moluscos consumen plancton a través de filtración; debido a la alta densidad de población, la demanda de alimento es sustancial, por ello, muchas otras especies tienen dificultades para alimentarse. Adicionalmente, la filtración no es selectiva, esto significa que no sólo consumen plancton, sino que ingieren cualquier material suspendido y aquello que no tiene valor nutrimental para los mejillones es expulsado como pseudoexcremento, que se sedimenta en el fondo del cuerpo de agua. Esto reduce la turbidez de los cuerpos de agua, permitiendo que la luz del Sol penetre a estratos más profundos, favoreciendo el crecimiento de microalgas que consumen una gran cantidad del oxígeno disuelto, lo que resulta en la posible muerte del ecosistema acuático.

Mussels

Los mejillones se han expandido a través de Canadá y Estados Unidos, y lamentablemente, ya existen reportes de su presencia en Baja California. La expansión ha sido posible porque durante la fase larvaria, los organismos se encuentran suspendidos y son capaces de nadar, aunque sus principales vectores de dispersión son las corrientes acuáticas y las actividades humanas como el uso de botes deportivos (si se utiliza un bote en un cuerpo infestado y luego se utiliza en uno no infestado, existe el riesgo de transporte de los organismos o sus larvas). Desafortunadamente no hay estrategias 100% efectivas que mitiguen la dispersión de los mejillones, prácticamente una vez que se encuentran en un cuerpo de agua, es imposible erradicarlos.

La presencia de los mejillones causa problemas en estructuras sumergidas, como tuberías de toma de agua de plantas de tratamiento de aguas, sistemas de enfriamiento y sistemas de combate de incendios, entre otros. La ventaja es que existen medidas de control en dichas estructuras. La más común es la inyección de cloro al inicio de la estructura, lo que evita que los mejillones se adhieran a la superficie interna de la tubería y que puedan ser removidos en procesos subsecuentes como la filtración. La desventaja del uso de cloro es la potencial formación de subproductos de desinfección, resultado de reacciones entre el cloro y la materia orgánica presente en el agua. Se cree que algunos de esos subproductos pueden ser carcinogénicos, por lo que se han estudiado alternativas de tratamiento, sin embargo, no se ha encontrado una alternativa que pueda competir económicamente con el cloro.


Referencias:

  1. Glomski, L., 2015. Aquatic Nuisance Species Research Program. Zebra Mussel Chemical Control Guide. Version 2.0 18–20.
  2. Griffiths, R., Kovalak, W., Schloesser, D., 1989. The Zebra Mussel, Dreissena polymorpha (Pallas, 1771), in North America: Impact on Raw Water Uses, in: Service Water System Problems Affecting Safety-Related Equipment. Charlotte, NC.
  3. Karatayev, A.Y., Burlakova, L.E., Padilla, D.K., 2014. Zebra Versus Quagga Mussels: A Review of Their Spread, Population Dynamics, and Ecosystem Impacts. Hydrobiologia 746, 97–112. https://doi.org/10.1007/s10750-014-1901-x
  4. Mackie, G.L., Claudi, R., 2010. Monitoring and Control of Macrofouling Mollusks in Fresh Water Systems, Second Edi. ed. Boca Raton.
  5. Wakida-Kusunoki, A., Wakida, F., De Leon-Sandoval, J., 2015. First Record of Quagga Mussel Dreissena ostriformis bugensis (Andrusov, 1897) (Bivalvia, Dreissenidae) from Mexico. BioInvasions Rec. 4, 31–36. https://doi.org/10.3391/bir.2015.4.1.05

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: