La dieta: Clave en el tratamiento del autismo

Al hablar de autismo, normalmente pensamos en que es un padecimiento meramente psiquiátrico o del comportamiento, pocos se preguntan cómo este afecta el estado nutricional de quienes lo tienen o si al contrario, hay alguna dieta que ayude con los síntomas. Y es que la relación que existe entre la alimentación y el autismo es mucho más profunda de lo que se imaginan.

La Asociación Americana de Psiquiatría define los trastornos del espectro autista como desórdenes del neurodesarrollo con una deficiencia anormal de la interacción social y la comunicación, además de un repertorio restringido de actividades e intereses. Usualmente los pacientes con autismo requieren de un tratamiento integral que incluya intervenciones de tipo farmacológico, educativo y de comportamiento, pero ahora existe también una tendencia hacia los tratamientos alternativos como lo son algunas dietas especiales.

La relación entre la dieta y el autismo se debe a un fenómeno conocido como “tracto digestivo frágil” muy común en niños y donde al parecer se tiene un intestino sano pero que es más permeable y débil ante microorganismos y estresores. La mayoría de los pacientes con autismo sufren además de estreñimiento, diarrea y dolores abdominales, así como alergias alimentarias. Cuando el intestino tiene una microbiota alterada, puede derivar en la presencia de síntomas de tipo psiquiátrico ya que esta ayuda a modular el sistema nervioso, el comportamiento y el sistema inmune. Además de todo lo anterior, los niños con autismo tienden a ser “picky eaters” lo que ocasiona que tengan deficiencias de ciertos nutrimentos o no alcancen sus requerimientos energéticos. Requieren un monitoreo especial de las texturas, colores y temperatura de sus alimentos debido a que su sensibilidad está alterada y encuentran disgusto ante diversos platillos.

shutterstock_1027260934-300x300
Foto: Shutterstock

Con el afán de mejorar algunos de los síntomas anteriores, algunos padres optan por la dieta libre de gluten y caseína que son dos proteínas que se encuentran en la leche y el trigo. Lo que se busca es que a través de la reducción de su consumo se filtren menos proteínas por la barrera intestinal débil y no alcancen a ser precursores de ciertas señales perturbadas a nivel neurológico. Aunque suena muy convincente, la evidencia detrás de estas dietas de restricción aún es poca y la mayoría de los estudios realizados hasta ahora han sido en poblaciones muy pequeñas o por tiempo limitado (menos de 6 meses) por lo que es necesaria una investigación más profunda al respecto.

En los estudios que han tenido éxito se ha visto una reducción de síntomas gastrointestinales, pero esto es común en cualquier persona que tenga sensibilidad al gluten o a los lácteos y en el caso de los síntomas del espectro autista, en diferentes estudios se vieron mejoras estadísticamente significativas en la comunicación, contacto social y comportamiento en diferentes escalas. Lo ideal sería realizar un estudio de tipo ensayo clínico aleatorizado con un grupo de personas más grande y a largo plazo para determinar si realmente la dieta tiene un papel determinante en los síntomas.

Es importante mencionar que, aunque una dieta pueda mejorar o reducir la gravedad de ciertos síntomas, si se lleva a cabo de manera irresponsable, puede ocasionar un daño al estado nutricional de los pacientes. Es necesaria la ayuda de un médico y nutriólogo especializado en el tema.

Otros tratamientos nutricionales que están en investigación para autismo es suplementación con enzimas digestivas que ayuden a la adecuada absorción de proteínas, suplementación con probióticos o uso de proteínas que se digieran más fácilmente. Los resultados aún no son significativos, pero son buenas áreas de oportunidad para mejorar la calidad de vida de las personas con autismo.


Referencias

  1. APA. (2018). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5). March 1st, 2019, de American Psichiatry Association Sitio web: https://www.psychiatry.org/psychiatrists/practice/dsm
  2. Sanctuary, et.al. (2018). Dietary Considerations in Autism Spectrum Disorders: The potential role of protein digestion and microbial putrefaction in Gut Brain Axis. April 1st, 2019, de Journal Frontiers in Nutrition Sitio web: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fnut.2018.00040/full
  3. Piwowarczyk, et.al. (2017). Gluten and Casein free diet and autism spectrum disorders in children: a systematic review. March 31, 2019, de European Journal of Nutrition Sitio web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4164915/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s