A 10 años de la pandemia de Influenza A H1N1

En abril del 2009 la Organización Mundial de la Salud declaró la influenza A H1N1 como pandemia. Se estima que la epidemia afectó a 214 países, causando 201,200 muertes a relacionadas con enfermedades respiratorias y 83,300 muertes relacionadas con enfermedades cardiovasculares, a nivel mundial. La mayoría de los decesos fueron en países africanos o del sureste asiático, donde las condiciones de salud y hospitalarias son más precarias (1). 

De acuerdo a la OMS, una pandemia es la propagación de una nueva enfermedad. En el caso de la pandemia influenza A H1N1 tuvo características diferente a los virus estacionales, pues afectó principalmente a personas jovenes y ocurrió durante primavera.

México fue uno de los primeros países en declarar la alerta sanitaria debido a la transmisión sostenida de esta cepa del virus. De acuerdo a la Secretaría de Salud, durante esta pandemia, se presentaron 5,563 casos y 122 muertes, afectando principalmente a la población joven (menores a 30 años) (2). Se logró reducir el avance de la epidemia en el país gracias a las campañas sociales enfocadas a reducir la diseminación del virus en la población, organizadas por la Secretaría de Salud y al aumento de la disponibilidad de medicamentos y vacunas contra esta enfermedad.

El virus de la Influenza A pertenece a la familia Orthomyxoviridae, siendo el serotipo A de la mayor relevancia. Desde el punto de vista de la virología, el virus de influenza es un virus envuelto, con genoma de ARN segmentado de polaridad negativa y que codifica a 11 proteínas, entre las que destacan:

  • Proteínas de superficie: Hemaglutinina (HA), Neuroaminidasa (NA)
  • Proteínas de la nucleósido: proteína de membrana 1 (M1), proteína de membrana 2 (M2) y nucleoproteína (NP).

Mientras que las proteínas de la superficie participan en la entrada del virus y son directamente responsables de la patogenicidad de cada cepa de influenza, la proteína M2 participa en la liberación del material genético dentro de la célula y se conserva en gran medida en las diferentes cepas del virus. En cambio, existen 16 tipos diferentes de HA y 9 tipos de NA. Las combinaciones de estas proteínas de superficie generan 144 cepas virales diferentes (3, 4). Por todo esto, la pandemia de hace 10 años fue causada por una cepa de Influenza con Hemaglutinina y Neuroaminidasa Tipo 1.

Influenza
Foto: Shutterstock

La transmisión de este virus se conoce principalmente por las secreciones respiratorias al estornudar o toser, por el contacto con personas infectadas o por el contacto con objetos contaminados previamente con el virus. El virus puede transmitir todas las edades, teniendo una mayor tasa de mortalidad en niños menores de 5 años y adultos mayores en 65 años (5). Una vez infectada, los síntomas de la infección son variados. Las personas infectadas con el virus principalmente presentan fiebre, dolor de cabeza, tos, mialgia, congestión nasal, pérdida de apetito, etc. (6).

Actualmente, la influenza sigue siendo un virus sin cura. Se estima que cada año este virus afecta al 10% de la población mundial (7). A pesar de que existen vacunas contra el virus, debido a la alta capacidad de mutación en sus proteínas de superficie HA y NA (8). Así mismo, algunos medicamentos profilácticos que han sido usados contra Influenza A son la amantadina y la rimantidina, mientras que el zanamivir y el oseltamivir (Inhibidores de NA) han demostrado ser activos en las etapas tempranas de infección por la influenza A y B (6).

A pesar de la dificultad en el desarrollo de una vacuna efectiva contra distintas cepas de influenza, la vacunación sigue siendo la principal estrategia para combatir este virus. En distintas partes del mundo se han explorado el uso de otras proteínas del virus como la M2 y NP como antígenos alternativos. A pesar de que las proteínas M2 y NP son antígenos más débiles (en estudios pre-clínicos) las vacunas han demostrado ser efectivas, cuando son administradas junto con un adyuvante (9).

Desde la última pandemia por Influenza, hemos progresado en el seguimiento de las medidas preventivas recomendadas por los organismos internacionales contra este virus (vacunación anual, limpieza personal, etc.)  Sin embargo, aún falta mucho por hacer para la erradicación de esta enfermedad. Por ello, tanto México como el resto del mundo, son susceptibles a un posible nuevo brote pandémico de Influenza. Para finalizar, el principal reto para las futuras investigaciones es desarrollo de una vacuna efectiva y a un costo accesible contra las distintas cepas del virus.


Referencias:

  1. Dawood, F. S., et al. (2012). Estimated global mortality associated with the first 12 months of 2009 pandemic influenza A H1N1 virus circulation: a modelling study. The Lancet infectious diseases, 12(9), 687-695.
  2. Fajardo-Dolci, G. E., et al. (2009). Perfil epidemiológico de la mortalidad por influenza humana A (H1N1) en México. salud pública de méxico, 51(5), 361-371.
  3. Rossman, J. S., & Lamb, R. A. (2011). Influenza virus assembly and budding. Virology, 411(2), 229-236.
  4. Hun Opfer, L. (2009). The influenza virus. Acta Pediátrica Costarricense, 21(1), 05-07.
  5. Navarro-Reynoso, F. P., Abdo-Francis, M., & Ibarra-Pérez, C. (2009). Sobre la epidemia de influenza tipo A (H1N1) en el Hospital General de México. Rev Med Hosp Gen Mex, 72(2), 63-67.
  6. Monto, A. S., et al. (2000). Clinical signs and symptoms predicting influenza infection. Archives of internal medicine, 160(21), 3243-3247.
  7. Gerdil, C. (2003). The annual production cycle for influenza vaccine. Vaccine, 21(16), 1776-1779.
  8. Treanor, J. J., et al. (2001). Safety and immunogenicity of a recombinant hemagglutinin vaccine for H5 influenza in humans. Vaccine, 19(13-14), 1732-1737.
  9. Carrat, F., & Flahault, A. (2007). Influenza vaccine: the challenge of antigenic drift. Vaccine, 25(39-40), 6852-6862.
  10. Soto Cabrera D. (2018). A nueve años de la pandemia de Influenza A H1N1. 19nueve, 40-41.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s